martes, 11 de junio de 2013

VIOLENCIA ES MENTIR (Milagros Sampayo)


El partido de Ramallo debe seguir progresando, todos estamos de acuerdo en eso. Debe desarrollarse mediante la preservación del medio ambiente, prolongarse positivamente en el tiempo, tanto en lo económico, ecológico, social y político.
Se debe tener en cuenta el ordenamiento ambiental del territorio, sin modificarlo, según convenga.
Deben presentarse los estudios de impacto ambiental de las empresas.
Debe presentarse un programa de educación ambiental, ya que constituye un instrumento básico para generar en los ciudadanos, valores, comportamientos y actividades que sean acordes con un ambiente equilibrado, donde se preserven los recursos naturales y sean utilizados de forma sostenible para mejorar la calidad de vida de la población, satisfaciendo las necesidades de las personas presentes sin comprometer la de generaciones futuras.
Se debe presentar un programa de información ambiental, a quien lo solicite.
Nos deben garantizar el derecho que tenemos a un ambiente sano, el cuidado del río, de la diversidad de la flora y fauna, de los suelos colindantes, de la atmosfera, tal cual lo dice nuestra constitución nacional en el art 41.
Estas inversiones deben estar controladas, reguladas y fiscalizadas por autoridades pertinentes (sin corrupción, sin coimas).
Este progreso no debería implicar daño futuro, gastos de tratamientos médicos, gastos que se deberán realizar para liberar a los niños de la contaminación que portaran en sus organismos.
Seamos consientes de las enfermedades y muertes que se pueden llegar a ocasionar por malos emprendimientos, sumando los riesgos de explotaciones, la pérdida de calidad de vida por ruidos, olores y desvalorización de las propiedades, destrucción de la diversidad biológica y de un patrimonio natural y cultural para el disfrute de todos.
Queremos que se sigan generando empleos a través del proyecto turístico programado, el cual no es compatible de ninguna manera con un crecimiento industrial.
Debemos oponernos a estos negocios, a la destrucción del medio ambiente, a la creciente brecha entre ricos y pobres, al interés cada vez menor de los derechos de las personas.
Los fondos deberían ser destinados a las escuelas, la atención médica y la seguridad de los barrios, no al financiamiento de empresas para ganancias de unos pocos.
Las personas estamos más inseguras en distintos aspectos, ni los medios de vida, ni la disponibilidad de agua y alimentos están garantizados. Nos están echando a perder, se están desperdiciando recursos enormes para evitar que los seres humanos desarrollen su potencial.
El daño que se ocasiona a ciertas familias y las comunidades de donde provienen cala muy hondo y, sin medidas correctivas, sus consecuencias afectaran a muchas generaciones.
Realmente es muy importante verificar los mecanismos de control, porque pueden ser avanzadísimos por los principios que consagran y, sin embargo, no pasar a ser un pedazo de papel que el propio gobierno incumple impunemente.
Hay que salir del plano de lo que debería ser (que suena muy lindo) y pasar al plano de lo que es (existen pocos controles y muchos sobornos o “contactos”)
El hecho de que hoy en día, nuestra sociedad aparezca, ante una mirada superficial, como “moderna” ante tantos avances científicos y tecnológicos, nos puede llevar a engaño en materia de efectivizacion, dado que el presente como el futuro de las practicas operativas, presentan muchas sombras.
¿De esta forma queremos seguir trayendo empresas de categoría 2 y 3 a Ramallo?
Cuando el sistema de justicia se vuelve tan injusto y el de seguridad nos hace sentir tan inseguros, es evidente que llego la hora de cambiar.

Gracias Milagros Sampayo por el texto!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada